José Mujica: Necesitamos unos cuantos como Chávez en el mundo


Mujica-manos-arriba

 

 

Carta de Mujica a Chávez

Para assistir a entrevista vídeo —> Presidente do Uruguai, Jose Mujica  em entrevista para Telesur em 09/01/2013

El presidente uruguayo visita Caracas para unirse a las movilizaciones que este 10 de enero respaldarán al Gobierno venezolano liderado por el mandatario, Hugo Chávez, quien se recupera en Cuba de la operación a la que fue sometido en diciembre.

El presidente de Uruguay, José Mujica, manifestó su apoyo al Gobierno que lidera su homólogo, Hugo Chávez, quien se recupera en Cuba de una operación en la zona pélvica, y afirmó que se encuentra en Venezuela para reconocer la solidaridad que ha tenido el líder bolivariano, no solo con los uruguayos, sino con otros pueblos del mundo.

“Yo tengo que venir a reconocerle eso, y subrayarlo en el momento que hay pueblos muy ricos y que tienen al lado otros que están padeciendo y ni se acuerdan. Que fácil sería terminar con la pobreza en el mundo, pero necesitaríamos unos cuantos como Chávez”,

expresó Mujica en una entrevista exclusiva ofrecida a teleSUR.

Añadió que si Chávez estuviera al frente de los países ricos, seguramente “nos  acordarnos de los sometidos de África, de los que todavía (…) no tienen una casa con luz y agua y tienen dificultades para comer”.

Mujica también expresó que confía en el trabajo de las instituciones venezolanas tras la decisión del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ)  que resolvió que no es necesario que Chávez tome juramentación el 10 de enero próximo.

Asimismo, rechazó el llamado hecho por la oposición política para que los mandatarios y demás representantes de Gobiernos de América Latina no asistan a los actos en respaldo a Chávez que se realizarán el jueves.

A continuación la entrevista íntegra hecha por la periodista Patricia Villegas al presidente uruguayo José Mujica.

Patricia Villegas: Esta visita a Venezuela es diferente…

José Mujica: Bueno, todas las visitas son diferentes, hace muchos años, la primera vez que pasé por Venezuela, los cerros estaban llenos de casitas de cartón. Yo era joven, todavía, y habían pasado cosas y pasaban cosas en América, y recuerdo que tuve que estar 40 horas encerrado en un galpón, que hace un calor infernal en el Aeropuerto, porque habían pasado algunas cosas. Yo estaba en tránsito, con otros muchachos, pero igual nos tuvieron trancados por las dudas en aquellos años.

PV.- ¿Hacia dónde iba en esa oportunidad?

JM.- Iba a Cuba, eran los seguidores de la revolución cubana, yo todavía era joven. Así que, después vine varias veces a Venezuela, siempre el Caribe ha generado una cultura en ustedes, que cada rincón tiene sus matices, pero son apasionados, siempre parece que el mundo se sacude, tienen una alegría de vivir que es admirable, pueden llorar y bailar en el mismo día. No son tal nostálgicos como nosotros los del sur. En fin, América Latina es una pero tiene sus identidades.

PV.- Sus matices y esta Venezuela de hoy ¿cómo la percibe, a diferencia de ese joven que comentaba y ya en la condición de presidente?

JM.- Ya no está lleno de cartones los cerros, ni el paisaje común de la vivienda de los pobres es material de prensa, son ticholos (golosina), como le llamamos allá en el sur. Han habido cambios que son abismales, notables. Están locos, tapados de auto. Queman la plata, la gastan en poco menos que regalada. No saben lo que le están consumiendo las generaciones que vienen. Tendrían que estudiar un poco lo que hacen los noruegos, tienen tanta energía que cuando regulan un aparato de frío lo matan de frío a uno, y con 22, 23 grados (celsius) podrían funcionar ¿por que lo ponen a 16? Pero, en fin, los veo en el tránsito, con un desafío muy grande por delante.

PV.- ¿Usted supo que algunos actores de la oposición política de Venezuela pidieron a los presidentes de América Latina que no vinieran a Caracas en esta coyuntura?

JM.- Bueno, tienen todo el derecho a opinar como les parezca, y está bien que tengan el derecho a decir y a dar su opinión. Pero uno no viene por lo que les parece a ellos, uno viene porque a los 77 años, capaz que si mi compañera (esposa) me dice una cosa la tengo que obedecer, me ha aguantado tanto, pero va ser difícil obedecer a otros.

De todas maneras nosotros no nos metemos donde no nos corresponde, pero tenemos que expresar la solidaridad con quien está pasando un momento muy difícil, enormemente difícil, que en momentos de necesidad se acordó de mi pueblo, no nos dio la espalda, y ese tipo de solidaridad que casi ni se practica en el mundo, es algo que hay que reconocerlo. Yo no conozco en estos días de América Latina, alguien que haya practicado la solidaridad como la ha practicado el pueblo venezolano. Que tiene problemas, que tiene dificultades, que no está tocando el cielo con la mano, pero la naturaleza le dio un montón de riquezas y mas de una vez a quienes estaban necesitados le tendieron una mano.

Yo sé que hay alguno, porque en todas partes hay egoísmo, que adentro dice “no, porque no se le da todo eso al pueblo venezolano” y que le debe haber costado que le hayan reprochado en las campañas políticas, y quienes se sientes latinoamericanos siempre se acuerdan de los que están en dificultades, nos están dando una lección, a todos.

La lección del mundo que tiene que venir, un mundo que tiene que se menos miserable, tiene que se más generoso. Y yo tengo que venir a reconocerle eso, y subrayarlo en el momento que hay pueblos muy ricos y que tienen al lado otros que están padeciendo y ni se acuerdan. Que fácil sería terminar con la pobreza en el mundo, pero necesitaríamos unos cuantos como Chávez, al frente de los países ricos, para acordarnos de los sometidos de África, de los que todavía, millones en América Latina, no tienen una casa con luz y agua y tienen dificultades para comer.

PV.- Su relación con Chávez viene de antes, incluso desde que ambos fueran presidentes ¿Cómo es esa relación?

JM.- Sí, es una relación de luchadores. Un día apareció en el Uruguay aquel Coronel oscuro que había medio liderizado una intentona golpista, y nosotros estábamos saliendo de la vacuna de los militares golpistas en el sur, y entonces lo miraban como de reojo, y le tenían miedo, pero nosotros sabíamos un poquito más de la historia de Venezuela. En Venezuela siempre hubo militares, que venían de abajo y mantenían las relaciones con su origen de clases. El Ejército venezolano tuvo sus características muy específicas, muy especiales, por ciertas cosas que vienen de muy atrás, que no es el caso a analizar. Pero, en el Uruguay, muchos de mis compatriotas tenían el prejuicio que si es militar, es reaccionario y golpista y eso y lo otro. Todavía lo tienen muchos, otros sabíamos que no.

Bueno, lo conocimos, sabíamos que estaba preocupado por el destino de Venezuela y claro no podíamos preveer lo que iba a pasar después. Pero esa historia estos años.

PV.- Son los lazos no solamente de dos personas sino de dos países, hay muchos proyectos en común

JM.- Hay muchos proyectos y hay viejos conocidos, por ejemplo, por allí está Alí Rodríguez (Secretario General de la Unión de Naciones Suramericanas), un viejo conocido y otros. Y acá en Venezuela fue una patria ancha para muchos compatriotas en años de exilio, que se refugiaron acá, de todo tipo.

Entonces, pero además hoy, porque no solo puedo tener un sentido filosófico para mirar la vida, como gobernante de mi pequeño país, pequeño de gente, muy grande en recursos, me tengo que preocupar por la suerte de mi gente, y no hay en el contexto de América Latina, país más complementario con el mío que Venezuela, porque nosotros somos demandantes de energía y vendedores de comida. Es decir, primera exportación es la carne, segundo son los granos; tercero, el arroz; cuarto, la leche. Y que cosa es lo que más compramos: Petróleo. Entonces, es casi natural que el Uruguay económicamente debe buscar una relación eficaz, eficiente y estrecha con la economía venezolana. Es decir, a parte de las ideas, hay un interés y no hay que disimularlo tampoco.

PV- ¿Cómo puede Uruguay apoyar a Venezuela en esta circunstancia, en este momento?

JM- Lo que más tenemos para recomendar… Hay que tener serenidad y que la vida nos enseña una cosa bastante simple: Siempre hay lugar para levantarse y volver a empezar y creo que las grandes causas van mas allá de los hombres circunstanciales que podemos mirar y deben de presentarse esfuerzos colectivos. Los mejores dirigentes son aquellos que cuando se tienen que ir dejan un conjunto de compañeros que los aventaja en el correr del tiempo porque la vida es porvenir.

Veo Venezuela que está convulsionada, pero es un país que ha hecho como 14, 15, ó 16 elecciones en 12, 14 años, a cada rato hay elecciones aqui. A uno le cuesta entender. Es decir, decisión de la gente hay permanentemente. Yo confío ampliamente que las instituciones venezolanas van a funcionar y van a tomar las decisiones que tengan que tomar. Creo que la huella que hace Chávez es muy honda y ojalá que pueda superar el mal q tiene adentro pero, si no lo supera, la vida continua y los venezolanos tienen que mirar la historia hacia adelante, porque no se vive ni de nostaligia ni de recuerdos, se vive de porvenir y ustedes tienen un país maravilloso, con posiblidades maravillosas y se deben a sus hijos y a las generaciones que vienen

Porque un amor es un mensaje de porvenir frente a ciertas cosas que la vida nos impone. No tenemos otra cosa que aceptarlas, pero volver a empezar. Sólo quería transmitir una visión adulta, madura en un momento de incertidumbre y angustia que tiene la gente.

PV- ¿Hay amenazas?

JM- Siempre hay amenazas. La vida está llena de amenazas.

PV- ¿Cuáles identifica usted en este momento?

JM- (…) La amenaza peor que existe para los hombres y mujeres de mi bando (de izquierda) es algo que se llama unidad. La unidad es una piedra precisa que hay que cuidar y eso significa que cuando uno no está convencido igual hay que pelear por la unidad, hay que morderse y acompañar, porque sino las mejores causas se hacen trizas. Los hombres no somos dioses, somos un conjunto de pasión, se nos enredan las cuestiones de poder, se nos enredan las ideas, no somos santos, no tenemos que idealizar, pero hay que aportar al funcionamiento colectivo.

Hay que confiar en los compañeros y que nos ayuden, porque cuando estamos de jueces somos mejores, cuando estamos de actores hay que acudir a que los compañeros nos juzguen, nos pongan en la vereda y nos corrijan, nosotros también corregirlos a ellos, no temerle a eso, pero hay que mantener una unidad de rumbo. No hay que herirse, no hay que lastimarse y por un momento hay que tener capacidad hasta de olvidar, porque lo que vale es la causa, lo que va a quedar a los otros, no nuestra cuestión personal (…) .

Cada vez que en América damos los tiros o recurrimos al camino de los tríos es ir para atrás. El camino de la paz, el camino a construir, el camino de laurar y el camino de cuidar las instituciones que se dieron y hacerlas. A veces, como las instituciones crean problemas y dificultades nos parece que puede haber el camino de un atajo que es más sencillo. Las realidades humanas necesitan del freno de algunas instituciones que no encuadren y que nos amparen. Entonces creo que Venezuela ya generó un conjunto de transformaciones que no debe temerle a la libertad.

PV- Usted habla de la siembra de Chávez… El motor Chávez para la integración…

JM- América latina tiene un montón de problemas, un montón de desafíos por delante, tenemos una causa que creo que va a durar mucho tiempo. Chávez y su tiempo es una etapa de eso. Van a tener que venir otras etapas.

Se está conformando una civilización distinta. Los muchachos hablan, ahora se conectan en el mundo entero por la Internet, tienden a escuchar la misma música, pertenecen a un nuevo tiempo. Nosotros tenemos una consciencia del Estado nacional que ha conformado nuestra cultura.¿Los muchachos del futuro estarán tan prendidos al Estado nacional como nosotros? Tengo mi desconfianza y esas cosas están ahí latentes.

Yo no tengo la piedra filosofal para ver lo que va a pasar. Lo que tengo claro es que los Latinoamericanos para mantener la vigencia de nuestros países necesitamos el alero que nos proteja, el alero es andar juntos, el alero no es que cada país pierda su identidad es que para conservar la identidad tenemos que tener la sabiduría de componer un conjunto, porque el mundo se está conformando en gigantescas unidades. China es el estado multinacional más viejo arriba de la tierra, ahí hay como 40 naciones. La India, por el estilo. Europa. En estos días tenemos que discutir con Europa el Mercosur. Si vamos o no vamos a hacer acuerdos comerciales, en qué términos y hasta dónde llega la voluntad política y tenemos que hablarle como bloque. Ese es el mundo que va a venir. Yo no soy de ese mundo. Yo soy del mundo nacional y muchas partes de nuestra cultura es eso. Pero ¿Será eso lo que va a perdurar en el porvenir? Tengo mis duda .

PV -Usted ha dicho “vivir con poco”, ¿tiene eco esta postura?

JM –No, en la época que vivo, no. Un viejo autor dijo que el imperialismo era la última etapa del capitalismo. Yo discrepo, la etapa que yo conozco se llama el consumismo; que puede ser la etapa final de la civilización humana, si seguimos tirando y tirando y tirando y tirando; y agrediendo a la naturaleza, y después nos preocupamos de los problemas ecológicos, ¿a donde vamos a llegar?

Los problemas ecológicos son consecuencia del despilfarro. Yo no hago movimientos por la pobreza sino que me indigna el despilfarro, el gastar en cosas inútiles, el gastar energía. Pero no es novedoso lo que planteo, mi definición de la pobreza es de (Lucio Anneo) Séneca, hay que ir a leerlo, allá en el fondo de la historia.

Vuelvo a repetir, cuando tú compras, no compras con dinero, compras con el tiempo de tu vida que tuviste que gastar para ahorrar ese dinero, y si ese dinero te cayó del cielo, por fruto de una herencia, no tenga dudas de que alguien gastó dinero de su vida para que ese dinero fuera ahorrado. Así que cuando tú estás comprando no estás pagando con moneda sino con tiempo de vida humana.

Entonces, en ese mundo no tiene que vivir a costillas de los demás, no hay que ser parásito, todos tenemos que tener una cuota de trabajo. Pero la vida no se hizo solo para trabajar, la vida es corta, la vida hay que vivirla, y para vivirla hay que tener tiempo, y tiene que ser tiempo libre.

Ahora, si tú trabajas ocho horas, y te consigues otro trabajo, y otro trabajo, y otro trabajo, y a tu hijo no lo puedes ver, ni a tu querida tampoco, y al final terminas hecho un viejo reumático, se te fue la vida.

Y eso es, cuando yo le digo a la gente “alivian en el equipaje” es sentido común, pero bueno a la gente le enloquece el pague de cuotas, le parece que es más feliz.

PV- Sobre la extracción minera, ¿representa un reto?

MJ- Sí, sin duda que le plantea. Tenemos que sacar el mejor partido que podamos y a veces no tenemos ni la tecnología ni la ciencia ni los mercados y entonces tenemos que compartir. Pero cuidado, si se hacen las cosas bien, hay un margen de cosas que se pueden hacer: si tú haces un pozo a cielo abierto, pero tienes la precaución que sacas la parte de arriba y la pones acostada y cuando acumulaste la escoria lo que te sobró, la vuelves a rellenar bastante, y siembre las plantas, puedes reutilizar el terreno.

El hombre puede destrozar mucho, pero también puede cuidar las cosas, entonces creo que la naturaleza la podemos usar pero cuidándola y no dejándola como un basurero. Mira hemos hecho muchas cosas por el afán de andar rápido. El hombre tiene capacidad de crear y de cuidar, pero si seguimos dándole manija al hiperconsumo y que dure poco, y tirando y haciendo cosas, el problema no es ese es que el consumo se convirtió en el motor de la comunidad capitalista.

¿Cuál es la tragedia de todos los Gobiernos? Que la economía tiene que crecer, y para que crezca, la gente tiene que consumir más y gastar más, y si se llega a parar el consumo tenés una tragedia, porque no somos capaces de reducir las horas de trabajo.

En lugar de discutir de ecología, tendríamos que discutir de alta política, el desastre ecológico es consecuencia de que la política no está gobernando al mundo sino de que el mercado está conduciendo al mundo. Lo que está fallando es la política, porque ahora necesitamos pensar con una visión planetaria, y estamos lejísimo de eso. Son temas que no son para un ratito, pero aunque la gente no entienda y se quede con las dudas, es mejor que se quede con las dudas y salir de la manija de los lugares comunes.

PV-¿Podría explicarnos esa afirmación de que América Latina está en medio de un fuego cruzado?

MJ- Mire, el mejor cliente que tienen Brasil, Argentina y Uruguay es China. En el mundo en el cual nacimos está cambiando aceleradamente, el primer demandante, por lejos, comienza a estar en Asia y esto se va a seguir incentivando.

Quien compra más, a la larga es quien más quiere vender, en el mundo en el que vivimos. Europa está preocupada con su dirección mirando hacia otro lado. Nosotros no debemos huir de esa relación comercial con China que nos está favoreciéndonos, porque nos ha dado valor por encima de lo que estaban las cosas

Nos ha dado una fuerte demanda, pero tenemos que equilibrar esa potencialidad, por eso, cuando digo “el fuego cruzado”, es lo siguiente: ¿qué va a pasar con EE.UU.? ¿qué va a pasar con Europa? ¿Hasta cuando se van a resignar a que lo que consideramos un potrero de ellos llega a una magnitud que es el peso de China?

Creo que tenemos que manejar nuestras interdependencia para mantener nuestra independencia, por algo tenemos que negociar con Europa si es posible, y seguir negociando con China, pero cuidarnos del abrazo del oso. Para eso tenemos que discutir y que estar juntos, porque incluso el gigante Brasil, en ese mundo, es nada.

PV- Para cerrar, un comentario sobre la amistad entre “un guerrillero del sur” y un “soldado caribeño”.

MJ- No crea. Tengo amigos que fueron mis carceleros. Soldados rasos que cuando uno estaba tirado en la soledad de un calabozo, eran capaces de traerte un frasquito con grapas o un par de tabacos para fumar. Algunos de ellos son mis amigos hoy, y no era por cuestiones ideológicas ni nada por el estilo, era por cuestiones de humanidad.

De esos soldados rasos conocí en el Ejército que me tuvo preso. Así que nada es nada es tan negro como el negro absoluto ni nada es tan blanco. Todo es ponderado. ¿Cómo no voy a poder ser amigo de Chávez?

teleSUR-ao-lp/PR

 

Sobre midiacrucis

Rompendo o apartheid-midiático. Buscando informações que o PIG omite, distorce, oculta...desinforma.
Esse post foi publicado em América Latina, Brasil, Cidadania, Comunicação, Dilma, PIG, Política, SIP, Soberania, Uruguai e marcado , , , , , , , , , , , , , . Guardar link permanente.

2 respostas para José Mujica: Necesitamos unos cuantos como Chávez en el mundo

  1. leonardo disse:

    Para gobernar un país hay que poner en orden urugayano como: cargo por impuesto a la exportación, con 30% de impuesto sobre el cobro del impuesto de exportación del mercado nacional con un 30% de impuestos en el mercado nacional, los rendimientos de carga tributaria al 30% anual en mayores ingresos 6 millones para urugayano peso, eliminar la inflación urugayano, cargo bancario de servicio de 30% anual en el ahorro urugayano, recoge la tasa de basura de 30% anual en el ahorro urugayano para la recolección de basura, de pago a los agricultores a urugayano estructura de la instalación en el 20 % en su tierra no se pierda la lluvia, la carga fiscal urugayano del 30% anual sobre patrimonio en propridade en la tierra sobre el capital, para eliminar interés nacional urugayano, eliminar la tarjeta de crédito de interés nacional la creación de la tarjeta de crédito urugayano en Urugay es Curiosamente, el gobierno de Uruguay carga fiscal del 30% anual sobre patrimonio público, hacen todo público patrimonio de capital generan y, finalmente, la Iglesia Católica es el gasto federal sin cobrar impuestos.el gobierno de Uruguay debe mantener el salario mínimo para los trabajadores de 2000 urugayano peso en Urugay.También es necesario poner en orden como en el extranjero: La carga tributaria al impuesto de importación del 15% en la carga de impuestos de importación de mercado internacional con un 15% de impuestos sobre el mercado internacional, impuesto sobre impuesto a la renta del 15% al año en ingresos peso mayor a 3000 inflación externa para eliminar el Urugay extranjero cargo, servicio bancario de 15% anual sobre el ahorro en Urugay extranjero, recoge la tasa de basura de 15% anual del ahorro externo para la recogida de basura, recogiendo la plantación de árboles agricultor extranjero en un 20% en sus tierras no se pierda la lluvia, cargo por impuesto extranjero de 15% anual sobre patrimonio en propridade en la tierra sobre el capital, cargo por interés nacional del 5% anual para el Urugay extranjera, el crédito cobran intereses tarjeta en el extranjero en Urugay internacional, el gobierno de Uruguay debe tener un peso mínimo salarial de 1000 para el Urugay trabajador extranjero.

  2. Pingback: ATAQUE DA MÍDIA NÃO ABALA. « FATOS & FOTOS

Deixe uma resposta

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s