OTAN terrorista segue mantando na Libia


La banda armada libia, llamada “consejo nacional de transición”, formada en gran parte por los terroristas de Al Quaeda y financiada por los Gobiernos Europeos, acaba de anunciar que disuelve a su “gobierno”, debido a “problemas políticos” entre diferentes grupos terroristas que componen la banda.

Mientras tanto, el Gobierno español sigue manteniendo relaciones diplomáticas con el “Embajador-terrorista” de un Gobierno que ya no existe.

La realidad supera la ficción.

Recordemos que hace aproximadamente un año, Libia comienza a sufrir ataques terroristas dirigidos principalmente contra la población civil de las ciudades como Bengazi, por parte de los terroristas de Al Quaeda. El Gobierno libio toma las medidas oportunas y mueve sus tropas a los lugares de los ataques para restablecer el orden constitucional. Los terroristas capturados por las fuerzas de seguridad libia declaran su financiamiento por parte del occidente.

En marzo en los medios de comunicación occidentales saltan las alarmas sobre “bombardeos de las fuerzas armadas libias” de la población civil, que supuestamente se manifestaba contra Gadafi.

Un enviado especial de la ONU a Libia, tras su regreso, declara que no ha podido verificar la información sobre los supuestos bombardeos. Su informe, al igual que en su día el informe del presidente de la comisión de energía atómica de la ONU, contrario a la teoría de que Irak poseía armas de destrucción masiva,  se desecha. Finalmente, el Consejo de Seguridad aprueba una resolución que permite establecer una zona de exclusión aérea en Libia.

A la salida del Consejo de Seguridad, algunos de sus miembros responden a las preguntas de los periodistas, diciendo que la información sobre los ataques de Gadafi provenía de la prensa, el ejército ruso declara que sus satélites no han registrado los supuestos ataques, y una comisión británica, compuesta por periodistas, escritores y  otras personalidades declara tras visitar el lugar de los hechos, que no había ni rastro de bombardeo alguno.

Los países de la OTAN, Francia y Gran Bretaña, comienzan los ataques contra Libia, enfocados a la destrucción de la capacidad aérea de sus fuerzas armadas. En poco tiempo, los demás países de la OTAN se suman a la acción militar y el mando de las operaciones es asumido por la alianza atlántica.

España, se transforma en uno de los primeros países en sumarse a la acción militar de la OTAN.

Tras destruir la capacidad aérea de Gadafi, y al no apreciar avance alguno de las bandas terroristas anti-Gadafi, los países de la OTAN, España entre ellos, se saltan la resolución de la ONU y comienzan a bombardear a todas las fuerzas armadas libias, independientemente de si eran aéreas o no.

En el campo político y económico, los países occidentales se apropian de los fondos de reserva de Libia y reconocen a las bandas terroristas como legitimo gobierno del país africano. Así, España expulsa poco a poco a todos los diplomáticos del legitimo gobierno Libio y acepta en su suelo a uno de los terroristas como embajador del “Gobierno golpista”.

Por otra parte, la OTAN recrudece sus ataques, descartando al final que sus únicos objetivos sean militares y declarando abiertamente que atacaría a objetivos civiles. Las bajas civiles, hombres, mujeres y niños asesinados por la OTAN son incontables.

Mientras tanto, las fuerzas rebeldes sufren muchas bajas en el campo de batalla: al tratarse de una banda son incapaces de organizarse y, además, sufren un gran numero de deserciones. Las personas que se habían sumado en un primer momento a las fuerzas golpistas, tras ser apresados por el ejercito libio, piden perdón, y el Gobierno del país, siguiendo la costumbre musulmana los perdona y los libera en masa. Muchos de estos “rebeldes” acaban uniéndose a las fuerzas armadas libias.

Mientras los Gobiernos occidentales declaran que el líder de la Revolución verde, Muammar al Gaddafi tiene que abandonar el poder al no contar con ningún tipo de apoyo ni externo ni interno, en Trípoli, el 1 de julio se produce una manifestación jamas vista en cuanto a la participación ciudadana, en la que 1,7 millones de personas (casi un tercio de la población total del país) se manifiesta en favor de Muammar al Gaddafi y en contra de las acciones criminales de la OTAN.

El “ejercito” rebelde, formado por diferentes grupos criminales y terroristas, tiene demasiadas tensiones internas, que desembocan en el asesinato de uno de sus principales jefes militares la semana pasada, así como en continuos enfrentamientos armados entre ellos, debido al complicado reparto por adelantado del petroleo libio que planean conquistar.

Para el comienzo del Ramadán, el mes sagrado para los musulmanes, tanto los rebeldes, como el Gobierno de libia, declaran una especie de alto en fuego, a lo que la OTAN responde que seguiría bombardeando e incluso incrementaría sus ataques a los objetivos civiles. Los rebeldes rompen su promesa y sigue con sus ataques descoordinados, en los que más a menudo se disparan entre ellos, que realmente atacan a los soldados de las fuerzas armadas.

Hoy, los “rebeldes” libios anuncian la disolución completa de su “gobierno”. Mientras tanto la OTAN sigue atacando objetivos civiles.

Diario Octubre

Sobre midiacrucis

Rompendo o apartheid-midiático. Buscando informações que o PIG omite, distorce, oculta...desinforma.
Esse post foi publicado em Uncategorized e marcado , , , , , , , , , , , , . Guardar link permanente.

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s